Conde de Gavalda
  La Familia Gavaldá en Buenos Aires
 
 
 
LA FAMILIA GAVALDA EN BUENOS AIRES
 
 
ANTECEDENTES
 
* La genealogía y la historia:
 
Sabemos que la genealogía, es la fracción más antigua de la historia. A ella debemos mucho de lo que conocemos en el presente. La evolución de los siglos, permitió luego, la aparición de la crítica historiográfica. El siglo XX fue determinante para la victoriosa unión de la genealogía contemporánea y la historia transdisciplinaria.
 
De la práctica genealógica nacieron los modelos, los métodos, los archivos familiares, la tradición milenaria y la pasión por conservar los registros de los ancestros. La historia tiene en ellos la base de su método investigativo. La confrontación de fuentes, la separación de los mitos, las separaciones ideológicas, mas el apoyo de la sociología, sumaron un enriquecimiento multidisciplinar en la construcción teórica e investigativa de la historia.
 
Los frutos obtenidos son de una inmensa riqueza. Un manantial de conocimiento que es, sin duda, un gran legado para ser cultivado por las generaciones que se suceden.
 
Al estudiar la alta y baja edad media, el historiador se encuentra con la existencia de varios reinos–baronias, condados, marquesados, ducados – en Francia, antes de la conformación del Estado Nacional Absolutista, implantado por el linaje capetiano iniciado por Hugo Capeto, y mantenida contemporáneamente por sus descendientes los Duques de Borgonha, Bourbon, Orléans, Orléans-Guise.
 
Es en esas células de poder, donde descansa lasoberanía de los Jefes dinásticos. El “feudalismo”, que fruto de la desagregación del Império Romano y de laadecuación de las tribus germánicas que penetraban en la Gália, sobrevivindo de manera triunfal por la fusión de las tribus francas con el pueblo galo-romano.
 
El Prof. Dr. Sérgio Resende de Barros, en un texto brillante por la objetividad y claridad reflexiba:
 
“Los feudos de base territorial constituíam unidades económicas, sociales y políticas dotadas de relativaautonomía. Eran gobernados por su dueños, los señores feudales, quemantenían entre si relaciones jerárquicas de nobleza (reyes, duques, marqueses, condes) y con el clero (papa, obispos, abades). Esos príncipes laicos y clericales eran soberanos y vasallos entre si con base en juramentos de lealdad, mediante los cuales formabam una pirámide jerárquica de poder y dignidad. Mas todos eran señores feudales. Cada uno era señor (dominus) de un domínio (dominium) feudal y mandaba en el ámbito de las tierras que poseía como feudo: el rey mandaba en su reino, el duque mandaba en su ducado, elmarqués, en el marquesado, el conde, en el condado, el papa, en las tierras papales, el obispo, en el obispado, el abad, en la abadia. En suma, cada príncipe gobernaba su principado por efecto de un domínio político de base territorial.”
 
Estas pruebas, que abarcan todo el potencial del territorio llamado "feudo", conduce a la racionalización del patrimonio universal de una familia noble, acrecentado por la guerra,  por herencia o por la unión matrimonial, siguiendo las normas jurídicas de Derecho Internacional de la Nobleza, previstas en los siglos por la evolución gradual de los estados nacionales.  

Es notable que desde la escuela primaria, los jóvenes aprendan que la fragmentación del Imperio Romano de Occidente, con sede en Roma, hizo posible el advenimiento del "feudalismo". En ella, entre los distintos elementos, hacemos hincapié en la relación entre la soberanía y la soberanía feudal por la tenencia de la tierra. El poder del señor feudal consistía en establecer la legislación reguladora de cada casa solariega; hecho que fue motor generador de las bases constituciones de los estados.
 
Los privilegios de un señor soberano y el titular de una nobleza concedida son diferentes. Los primeros desarrollan el gobierno: tiene la capacidad de crear nobles menores, caballeros, promocionar la guerra, acuñar moneda, recaudar impuestos, donar tierras y demandar lealtad, etc. El segundo, tiene pocos vínculos con el poder soberano, si bien dependen de éste, pueden en ciertas condiciones ser honrados en la alta sociedad, conseguir altos cargos, entre otras prebendas pero nada más allá. Se observa que se debe tener cierto cuidado al tratar con los titulares de soberanía, (los propietarios del inalienable iure sanguinis, del ius maiestatis, del fons honorum, etc.), dado que deben ser considerados como "jefes de Estado".
 
En la Francia medieval, antes de la consolidación del Estado, en época de los capetianos conjuntamente con los reyes de Francia, había varios reinos autónomos o semi-autónomos. En la Edad Media, Francia contaba con tres grandes dinastías reinantes: los merovingios, los carolingios y los Capetos.
 
Es un hecho que la monarquía franca, (fundada por Meroveo) desde el siglo VI, condujo a la división del reino merovingio en los estados soberanos: Neustria, Austrasia y Borgoña, que duraron hasta tiempos de la reunificación.
 
La dinastía carolingia en el siglo IX, no pudo tener éxito en eliminar el ducado de Bretaña. El feudo soberano pertenecientes a la dinastía de "Rennes" y "Nantes", "Cornwall", "Dreux" y "Montfort", sobrevivió con independencia del rey de Francia entre 841 a 1532, cuando el reino fue anexionado por el matrimonio de Ana de Bretaña con el rey Carlos VIII de Francia.
El ducado de Lorena, parte del antiguo reino de Lotaringia, regido por los carolingios, fue establecido por el Tratado de Verdún (843), cuando el imperio de Carlomagno fue dividido entre sus dos hijos. 
 
La dinastía de los Capetos, se mezcla con la soberanía de algunos feudos, entre ellos con el Condado de Gévaudan y el Condado de Artois, que existían desde el siglo XI y XII. El ducado de Normandía, fue fundada en el 911 por el Tratado de Saint-Clair-sur-Epte en favor de Rollon, líder vikingo, descendiente de William II el Conquistador quien se convertiría en rey de Inglaterra en 1066. En el año 1204, en una batalla, el rey Philip II de Francia reconquistó el territorio.
 
Los reyes franceses gobernaron bajo un marco geográfico diferente, llamándoseles duques o reyes de los francos según la época.
 
* La onomástica:
Por su parte la onomástica es la ciencia que estudia el origen y la adopción de los nombres y apellidos según las costumbres y la idiosincrasia de cada pueblo.
 
El documento onomástico mas antiguo de los conocidos en el mundo occidental es la Biblia, donde desde el Génesis hasta el Apocalipsis, contiene una gran cantidad de información genealógica de la historia sagrada. Ya desde Adán y Eva se comienza a enumerar a todos sus descendientes, desde Caín, Abel, Set, hasta Noé y todo su linaje.
 
Como vemos, en la antigüedad se identificaba a las personas solamente por el nombre, que eran palabras comunes, augurios, con que los hombres se conocían y distinguían entre sí hasta convertirse con el correr de los siglos, en nombres propios.
 
El significado de los nombres propios se olvida rápidamente al pasar de un idioma a otro. Los nombres propios eran significativos y aplicados según el estado de ánimo con que los padres habían esperado al recién nacido, las circunstancias del nacimiento, el aspecto del niño o las esperanzas que en él cifraban sus progenitores.
 
En la actualidad, muy pocas son las personas que conocen el verdadero significado de sus nombres, pero en los tiempos de su formación, los nombres, a mas de individualizar a la persona que lo llevaba, e indicar hasta cierto punto su filiación, expresaban unas cualidades o sentimientos que engalanaban el nombre con un encanto especial que hoy en día se ha definitivamente perdido.
 
Pero como hemos dicho, en los nombres que naturalmente, se les iban poniendo a los hijos cada familia transmitía un augurio que trasuntaba en el fondo una muestra de la cultura, el espíritu y la idiosincrasia del pueblo al que pertenecían.
 
Los apellidos en su origen fueron sobrenombres que se agregaron al nombre para distinguirse entre varias personas llamadas de la misma manera. Estos en un principio no eran hereditarios, pero luego a principios del año 1000 cuando los reyes, la nobleza y la Iglesia, que eran los propietarios de las tierras, comienzan a entregar campos a la burguesía, éstos para poder escriturar deben oficializar ese sobrenombre por el cual eran conocidos en el pueblo y de allí que sus hijos también deben llevar el mismo apellido o apelativo.
 
Gevaudan es una región del sur de la actual Francia, que antiguamente formó parte de la provincia de Languedoc y hoy corresponde al departamento de Lozère. Pertenece al macizo central francés.
 
El toponímico Gavalda es una catalanización de Gevaudan, nombre original. En la Península Ibérica, encontramos las variaciones de Gavaldan (en dialecto gavaldanés) - "Essai de géographie linguistique du Gévaudan" e "Étude syntaxique des parlers gévaudanais"-, Gavaldá (en España), o bien como Gavaudan o Gevaudan (en Francia). La transliteración del apellido a Gevaudun, ocurrió en Alemania, por primera vez con el casamiento de Almondis, quien fuera denominada "Almondis von Gevaudun". Hay información que, en Portugal, en documentos de Cancillería de los Reyes de Portugal y de España, en ciertos momentos (siglos), esta forma fue también así reproducida. En lengua inglesa se lee Gievaudun.
 
En verdad, la proximidad geográfica y el similar origen de los francos (antiguos francos sálios, tribu germánica,  fundida entre los pueblos neo-romanos de la Gália) en Alemania, les dio libertad de uso entre los dos tipos de escritura y pronunciación "Gevaudun o Gevaudan".
 
En el caso de "Gavaldá", recibió apenas una variación, antes que lingüística, una variación dialectal, de los pueblos de la Hispania, mas es una misma familia, en su herencia noble y en su origen; única en su real genealogía.
 
 
* Gevaudan – Gavaldá, Condes independientes:
 
Gavaldá adquirió notoria importancia con la dominación visigoda. Después de la conquista, los Romanos preservaron la ciudad capital de Gabales, llamada Anderitum, que luego se titularía como Gabalum (ahora Javols, una aldea de habitantes).
 
Durante los albores de la Edad Media los Condados de las Marcas eran llamados “mangravatos”. Los verdaderos funcionarios locales supremos eran los Condes, ellos preparaban los ejércitos, reclutaban los soldados, los llevaban al campo de batalla, dirigían el Tribunal, etc.; en suma, administraban todos los intereses del Estado. Los Condados estaban divididos en centenadas, por lo menos en dos y a lo sumo ocho. En cada uno de estas centenadas había un Tribunal de justicia, y en él se establecía el Conde para dirigirlo.
 
Generalmente los Condes eran investidos con un feudo por el Emperador. Los sucesores de Carlomagno reconocieron su trasmisión hereditaria. El condado era un gran feudo que el Emperador había dado para que su titular lo disfrutase vitaliciamente. Los Condes tenían los mismos poderes que el rey y su territorio era un verdadero Estado.
 
En la temprana edad media, Gévaudan era conocido como Pagus Gabalum (el país de Gabales o de los Gabalos); por aquel entonces era un estado extenso y de gran alcance. En el principio del siglo de Xº, Mende había suplantado Javols como capital religiosa y administrativa de Gévaudan. 
 
El gavaldanés es la lengua o forma de hablar del país de Gavaldan; como todos los dialectos y sub-dialectos, su definición y expansión son arbitrarios. Se considera que el hablar “típico “del gavaldanés es el de Mende. El gavaldanés es una forma de hablar característico del norte de Occitania –nòrd occitan-.
 
Gevaudan y todo el Languedoc compartían cultura y raíz lingüística con sus parientes del sur de los Pirineos, el reino de Aragón y el condado de Barcelona. Sin la convulsión de la cruzada de los albigenses, el mapa y la composición de Europa podrían haber sido muy diferentes.
 
Por aquel entonces las ciudades habían comenzado a crecer por primera vez desde la caída del Imperio romano, y se inició la gran era de la construcción de catedrales; se fundaron escuelas, etc.
 
Después de la muerte del Rey francés Hugo Capeto, los Condes suspendieron el pago de todo tributo a la corona francesa. No fue, pues, una independencia gloriosa nacida al amparo de una victoria triunfal -comentó Donoso-, sino la conveniencia en unos momentos trágicos y dolorosos, aquella suspensión del pago de tributos del vasallaje franco, significaba una independencia de "hecho".
 
La independencia de "iure" se produjo en tiempos del rey Jaime Iº el Conquistador, por el tratado de Corbeil en el año 1258 con el Rey de la corona de Aragón y Luis IXº, de Francia, que implicó la renuncia por parte de Jame Iº de sus derechos en numerosos territorios del sur de Francia y por su parte el rey francés renunciaba a los derechos que pudiera adjudicarse como descendiente de Carlomagno, sobre los condados entre ellos el de Gevaudan. Durante una larga centuria las tierras de Gevaudan fueron gobernadas de hecho y de derecho por Condes Soberanos independientes y autárquicos. 
 
Aunque siendo parte nominal de Languedoc, Gévaudan guardó su propio sistema como estado hasta el año 1789. La Asamblea del país residió cada año, alternativamente en la ciudad de Mende y Marvejols, y fue presidida por el Obispo de Mende, asistido por los ocho Barones. No obstante ello los legítimos herederos nominales del Condado de Gavaldá nunca abdicaron ni cedieron sus legítimos derechos.
 
Gevaudan tuvo pues Condes Soberanos absolutos y propios en tiempo de los capetos. Todos los príncipes debían de jurar fidelidad al rey a su advenimiento, pero no era más que una ceremonia y cada Conde o Duque seguía siendo dueño en su lugar.
 
La ascendencia regia de la Familia Gavalda se remonta a la ininterrumpida sucesión dinástica en los predecesores de preclara estirpe que a continuación se detallan: Pharamond (Rey de los Francos Salios) tuvo como hijo a Clodio (395) este fue padre de Meroveo (Rey de los Francos, 415/458), Meroveo fue padre de Childerico de Tournai (481), este fue padre del rey Clovis de los Francos (466-511); Clovis tuvo como hijo a Clotario (Rey de los Francos, 501-561) y este fue padre de Sigiberto, Rey de Austracia, éste fue a su vez fue padre de Childebert Iº (596), éste de Thierry IIº (Rey de los Francos, 587-613), este último fue padre de Childebert de Borgoña. La descendencia continuo a través de: Fulcoad de Borgoña (670), Childeraud Iº, Duque de Borgoña (752), Thierry D´Autun (705-752), Thierry de Autun, casa con Auda de Francia (720), dando a luz a Sigibert, Conde de Rovergue (840), Sigibert fue padre de Foucaud, Conde de Rovergue, este fue padre de Raymond Iº de Limoges (863) quien toma el titulo de Conde de Toulouse; Raymond Iº fue padre de Eudes, Conde de Toulouse (918), Eudes a su vez fue padre de Armengol de Toulouse, quien casa con Adelaida (855); de este matrimonio nació Esteve/Esteban Iº, Conde de Gevaudan, quien casa con Ana, de éste matrimonio nace Bertrán Iº de Gevaudan –de donde desciende la estirpe de don Ruben Alberto de Gavalda-. Bertrand Iº casa con Ermegarda y tiene un hijo a quien llaman Esteban IIº, Conde de Gevaudan/Gavalda (950); Esteban IIº casa con Adelaida Blanca de Anjou (955) quien da a luz a Bertrand IIº -para algunos historiadores su nombre era Esteve IIIº de Gevaudan-, Bertrand IIº o Esteve IIIº fue padre de Etiennette Douce de Gevaudan quien casa con Godofredo de Provenza, Godofredo y Etiennette Douce fueron padres d e  Gerberga de Provenza quien concibe a Gilbert Iº de Gevaudan (1060), Gilbert fue padre de Dulce de Gevaudan (1085-1130), Dulce casa con Ramón Berenguer IIIº, Conde de Barcelona. Esta situación emparienta la Casa de Gevaudan con la Casa de los Condes de Barcelona y la Corona de Aragón, catalanizando la estirpe y echando raíces en la zona que luego se conocería como Marca Hispánica. La situación cala tan hondo que el Gevaudan del mediodía francés se traduce como Gavalda en la lengua catalana.
   
En el principio del siglo de XVIº, Gévaudan era extremadamente rico, pero las guerras religiosas arruinaron el país. Los protestantes entraron en Gévaudan alrededor del año 1550. La represión contra ellos termino en el año 1787 cuando Luis XVIº restableció la tolerancia religiosa. 
 
El habitante más famoso de Gévaudan era por supuesto la bestia de Gévaudan. Entre el año 1764 y el año 1767, una bestia misteriosa asesinó a más de 100 personas jóvenes. Estos asesinatos causaron apuros políticos y el Rey Luis XVº (1710-1774) intervino personalmente dada la envergadura del tema. El Obispo de Mende organizó rezos públicos, inútilmente. En el año 1767, Jean Chastel, mató a una bestia con balas bendecidas. La identidad de la bestia todavía no se establece y fue el tema de varias leyendas, incluso si sus crímenes eran verdaderos y documentados. Una de las hipótesis más provable es la asociación criminal entre un asesino serial y una bestia domesticada. 
 
A la luz de la historia y los principios del Derecho Nobiliario Internacional la dinastía de los Príncipes-Condes de Gevaudan ha conservado –tal el derecho ad perpetuitatem- los atributos y facultades soberanas del ius majestatis y del ius honorum, en la persona del Pretendiente como todo Princeps natusque ostenta la Jefatura de una dinastía de descendencia soberana. Tales derechos son inherentes, inseparables, imprescriptibles e inalienables en la persona del Soberano.
 
El derecho Nobiliario Internacional expresa que los Jefes de las Casas de descendencia soberana que no hayan incurrido en debellatio, conservan por siempre el ejercicio de las potestades a ellos inherentes,con absoluta prescindencia de posesión territorial alguna. Son amparados por la imprescriptibilidad de sus Títulos y Derechos Nobiliarios; y en virtud de ello pueden honrar con grados caballerescos y títulos de nobleza hasta a los propios monarcas reinantes.
 
Las dinastías son producidas por historia y sedimentada por el tiempo, por ello la existencia de las Familias Reales son independientes de los sucesos políticos-institucionales. No hay ley republicana que tenga la condición de deshacer la historia y las tradiciones. Con trono o sin trono oficial las Familias Regias continúan siendo Familias Reales, histórica y socialmente. (Revista Mundo Monárquico Nro.2, agosto de 1955).
 
La perdida del territorio en nada diminuye las facultades soberanas, porque estas son inherentes a la figura física del Soberano, trasmitiéndose “ad perpetuam” a sus descendientes. (Prof. Dr. Baroni Santos). Por Familia Real se entiende a las unidades familiares constituidas por los descendientes de los Soberanos que reinaron sobre determinado pueblo, en su territorio, en alguna época.
 
 
 
LA FAMILIA GAVALDA EN BUENOS AIRES
 
Durante los siglos XIVº y XVIIº se produjo una ola de inmigración del sur Francia hacia la zona catalana, esta instancia se vio iniciada con las guerras de Juan IIº (1480) intensificada en el siglo XVIIº cuando Occitania fue terriblemente asediada por una peste negra y posteriormente, con la Revolución Francesa de 1789.Esta revueltaantiaristocrática obligó a que parte de la estirpe de Bertrand IIº / Esteve IIIº, continuación de la línea directa ininterrumpida de la rama Toulouse-Gévaudan, emigraran definitivamente a Cataluña, España, en donde el apellido se había traducido como Gavaldá.
 
El Príncipe don José Enrique de Gavalda, heredero del antiguo Condado de Gevaudan y del principado de Septimania -el Estado del sur de la actual Francia donde la clase política local era en gran parte de origen hebraica-, reclama y demanda su ascendente a Esteve de Gavalda y a su antepasado Guillermo de Toulouse, perteneciente a la estirpe franco-mero-carolingia.
 
En el año 1863, nace en Cataluña, don José de Gavaldá quien era chosno de Henri de Gevaudan, tataranieto de Joseph, bisnieto de Joseph IIº, nieto de Antoine-Joseph (comte de Gevaudan) e hijo de Joseph de Gevaudan, quien inicia ante el estado francés las instancias históricas de la reivindicación de los derechos de su sangre y estirpe. El Principe-Conde don José retoma la utilización nominal del título de Conde de Gevaudan/Gavalda y de Principe Real de Septimania. Casa en España con la señora doña Filomena Santis.
 
Cabe mencionar que ramas colaterales del tronco de don José de Gavalda permanecieron en la antigua Europa (sobre todo en la tierra de Francia y España), destacándose la rama valenciana quien dio notables hijos a la Iglesia Católica Apostólica de Roma, entre ellos a don Francisco Gavalda, quien vistió el hábito de Santo Domingo, profesó en 1634; Durante la peste de 1647 dio prueba de su caridad curando con mucho celo a los apestados de los hospitales, fue examinador sinodal del arzobispado de Valencia y juez ordinario de la inquisición, doctor y catedrático de teología, prior del Convento de Valencia y dos veces vicario general de la provincia de Aragón.
 
Así mismo y mas recientemente se destaca de una manera singular la rama que por línea materna es progenitora de don Luis de Ussía y Gavalda quien recibiera el Título de Conde de los Gaitanes el 20 de febrero de 1956. Don Luis de Ussía y Gavalda fue Presidente del Gabinete de Información de don Juan de Borbón, Conde de Barcelona. El 1 de abril de 1993, el Rey de España le concedió al Título de Conde de los Gaitanes la Grandeza de España, en honor a la estrecha colaboración mantenida por Luis de Ussía y Gavalda con don Juan de Borbón.
  
Gevaudan ha dado varios hijos predilectos mas, entre ellos destacadísimo, S.S. el Beato Urbano Vº, Papa.
 
Retornando al tronco de don José Iº de Gavalda, en el año 1888, nace don Enrique de Gavaldá, su primogénito, la familia empieza a tomar contacto y residir eventualmente en la Ciudad de Buenos Aires dada la inestabilidad que representaba para ellos el permanecer en la vieja Europa. América del sur prometia una vida mas tranquila y segura. Ante la inestabilidad europea muchas familias aristocráticas habian emigrado a mejores horizontes y la familia de Gavalda no fue ajena a esta instancia.
La reina María Cristina de Hasburgo, esposa de Alfonso XII, se encargo de la regencia de España desde el año 1885 al año 1902. Se enfrento a las graves consecuencias por la pérdida de Cuba y Filipinas.

Todas las reformas del gobierno se redujeron a simples proyectos mientras los problemas fundamentales del país quedaban completamente abandonados. El 26 de febrero de 1901 se produce un estado de guerra en distintas provincias españolas ante la agitación obrera.
El 17 de mayo de 1902 es proclamado rey de España Alfonso XIII, que reinó hasta el año 1931. El año 1902 una huelga general en Barcelona se producía siguiendo las directrices del Comité anarquista de Londres, la primera en su género en Europa. Se proclama el estado de guerra. El 31 de mayo de 1906 el anarquista Mateo Morral arroja una bomba contra la comitiva nupcial de Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia de Battenberg.
En 1909 del 26 al 31 de julio se produjo la Semana Trágica de Barcelona. El día 26 se convocó a una huelga general, con amplio seguimiento. Las primeras noticias acerca del desastre marroquí desencadenaron una auténtica insurrección, cuyo momento culminante fue el día 28.
Ya en 1911 septiembre fue marcado por huelgas en toda España. La Federación Regional del Trabajo se convierte en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), de tendencia anarquista. El 27 de octubre de 1913 se establece una crisis política total.

Don Enrique, quien adopta el nombre de Enrique Iº de Gevaudan, fue condecorado por la III República Francesa como Comendador de la Orden de la Legión de Honor.  El Principe- Conde de Gavalda de 19 años de edad casa con doña Matilde Clementina de la Casa Aristocrática franco-belga de Dupont el 7 de diciembre de 1907 en Buenos Aires. Doña Matilde tenía 21 años, su Señor padre don Gil Jose Dupont y su Señora madre doña Isabel Hollange bendijeron la boda ; testigos de la unión fueron don Gabriel Espi y don José Despax.
 
El 22 de noviembre de 1909 nace su hijo don Enrique José de Gavaldá, quien a la muerte de su Padre, proclama el nombre de Enrique IIº de Gevaudan. El Infante don Enrique José, fué bautizado por desición de su Señor Padre en la Arquidiócesis de Buenos Aires.

La radicación definitiva de la Familia en Argentina se produjo en pocos años posteriores. El solemne bautismo fue registrado en el libro 58, folio 580 de la Parroquia Inmaculada Concepcion del barrio de Belgrano y tiene por fecha el 28 de octubre de 1910.
 
El Conde de Gavaldá pasó los primeros años de su vida entre Buenos Aires y Cataluña; a la edad de 5 años el Infante hace su último retorno a la Ciudad Capital de Argentina, radicánsose la Familia desde entonces y definitivamente en el país de Sudamérica. El arribo a América de los Príncipes-Condes de Gevaudan se produjo el 23 de septiembre de 1916 en el buque Reina Victoria Eugenia procedente de Barcelona según registro de desembarco de la Dirección Nacional de Población y Migración de la República Argentina.
 
El buque Reina Victoria Eugenia, fue gemelo del buque Infanta Isabel de Borbón y pertenecía a la Compañia Trasatlantica Española. En 1931 en época de la República significativamente se lo rebautizó con el nombre de « Argentina ». Don Enrique y doña Matilde; finalizan así una serie de viajes a la vieja Europa en donde eran frecuentes sus visitas a parientes y nobles amigos de España, Francia, Italia y Bélgica, de donde procedía la Condesa consorte.
 
De 1916 a 1918 la población de catalunya comenzó una oleada emigratoria hacia Francia debido a una aguda crisis agraria; por obvias razones, los Condes de Gevaudan optaron por emigrar a la Argentina. Esta emigración se prolongó hasta el año 1929 en que se produjo la gran crisis económica mundial. En medio de ello en noviembre de 1918 finaliza la I Guerra Mundial. En 1919 la conflictividad en España aumentó, hubo numerosas huelgas, aparecieron atentados y se creó el Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de Previsión. El 15 de abril de 1920 el PSOE por influencia de la Revolución Rusa pasó a llamarse Partido Comunista de España.

En 1930 se creó el Pacto de San Sebastián en el que los nacionalistas, socialistas, y catalanistas se subscribieron para actuar contra la monarquía tanto mediante una especie de pronunciamiento como en las elecciones. El 6 de octubre de 1934 se sublevaron Barcelona y Asturias. El 14 de diciembre de 1934 el Gobierno español suspende, con arreglo a la Constitución, el Estatuto de Cataluña. El 17 de mayo de 1935 el general Franco es nombrado Jefe del Estado Mayor Central; el 18 de julio de 1936 los rebeldes extienden el alzamiento por la península y comienza la guerra civil. El 1 de octubre de 1936 Franco es nombrado jefe de Estado y "caudillo" por los generales sublevados. Luego, desde allí la historia es conocida por todos. En ésta marco los señores de Gavaldá decidieron ya no volver mas a su tierra natal.

Argentina en esta época ofrecía una realidad social distinta conjuntamente con la renovada prosperidad económica. La mayor cantidad de tiempo libre del que dispusieron les permitió practicar deportes, asistir a bailes, conferencias y otros espectáculos.
 
El Príncipe-Conde don Enrique José IIº casa con S. A. doña Elba Alcira Doncil de Saillans. Religiosamente por el culto Católico el 4 de febrero de 1933 en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de la Arquidiócesis de Buenos Aires. Oficio el matrimonio el padre Bernardo de la Madre de Dios, fueron testigos don Alberto Federico González y doña Marta Wiedemann de Sierra. Unieron sus vidas civilmente el 23 de septiembre 1933. En festejo de ésta gran alianza la familia Gavaldá-Doncil de Saillans ofreció su ayuda organizativa y pecuniaria para la realización del IV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Buenos Aires en 1934.
 
La Princesa consorte era hija de don Charles Louis Doncil de Saillans de la Casa de Lyon. S.A. don Charles Doncil era hijo primogénito de S.A. don Louis Antonie Doncil de Saillans y descendía por línea directa de la Casa Real y Señorial de Saillans o Soissons; de esta forma la descendencia del matrimonio Gavalda-Doncil de Saillans entronca sus orígenes y estirpe en la aristocracia gálico-franca. El hogar de la Familia Condal se situo en la zona de Nuñez/Belgrano de la Capital argentina.
 
Doña Elba Alcira ayudó durante toda su vida a obras de caridad ; canalizando ésta tarea principalmente en la Iglesia de la Santísima Trinidad de la avenida Cabildo y Nuestra Señora de los Angeles de la calle Naón de la Ciudad de Buenos Aires. En la primera guió la formación del movimiento « Hijas de María » y luego del Apostolado de la Oración, entre otras tantas obras pías.
 
Sus Altezas Reales fueron Padres de los Infantes: don Eduardo Antonio (nacido el 20 de noviembre de 1933 y fallecido el 27 de febrero de 1944); doña Nilda Elena (nacida el 14 de diciembre de 1935); doña Norma Teresa (nacida el 4 de julio de 1937, fallecida); doña Ricardo Alberto; don Osvaldo Rubén (nacido el 5 de enero de 1945); y don Eduardo Enrique (nacido el 25 de mayo de 1946, fallecido). Por éstas ramas y otras laterales la Familia Gavaldá tiene presencia en ámbitos académicos y militares, tanto en la Ciudad Capital de Argentina como en otras del interior del pais, principalmente Rosario en la Provincia de Santa Fé.
 
El 9 de julio de 1938 a las cuatro de la tarde, nace en el domicilio de sus Padres del barrio de Belgrano don Ricardo Alberto de Gavaldá, hijo del Principe-Conde don Enrique IIº José de Gavaldá. El mismo don Enrique José a sus 28 años de edad era Padre del heredero del Condado y motu proprio inscribe al Infante en el Registro Civil de la Capital de la Republica Argentina con fecha 23 de septiembre del mismo año siendo testigos los gentilhombres don Mario Gumercindo Borgnia y don Héctor Felipe Duffly (Registro Civil: tomo 2A, sección 16, sección 16 del año 1938, bajo el número 854).
 
El Infante don Ricardo Alberto fue bautizado solemnemente el 25 de septiembre de 1938 en la Parroquia de la Santísima Trinidad de la Arquidiócesis de Buenos Aires (libro 21, folio 89); a los 22 años de edad casa por civil el 6 de febrero de 1961 (acta Nro 118, sección 8, tomo IB, año 1961) con S.E. la Señora Condesa de Ituarte doña Antonia Mercedes cuya edad era de 25 años y que procede del notable e ínclito linaje de la Casa solariega de Castro; fueron testigos de la unión don Raúl Molina y S.A. doña Elba Alcira Doncil de Gavaldá. Por el culto Católico casan el 23 de febrero de 1970 en la Parroquia Santa María de los Angeles del Arzobispado de Buenos Aires.
 
Doña Antonia Mercedes es hija de don Tristan Castro y Ortíz (Caballero con Crúz de la Real y Americana Orden de Isabel la Católica y Caballero de la Orden de la Estrella de Rumania) y de la Excma. Sra. doña Amelia del Carmen Ituarte y Sánchez (I Condesa de Ituarte); por linea paterna es descendiente en 4to. grado de don Juan de la Cruz Ortiz, uno de los mas notables hacendados del noroeste argentino. La familia Ortíz fue dueña de la Estancia «Mi Jardín » que en sus 45.000 hectáreas ocupó el sur de Tucumán y parte de Catamarca. Realizó sus estudios en la Provincia de Tucuman. Con sus 6 hermanos desarrolla su infancia y primera juventud en ámbitos campestres.
 
La vida de los Señores de Gavalda transita en la armonia del hogar en la Ciudad de Buenos Aires. La decisión familiar fue de mantener en el fuero mas íntimo y privado su noble origen; esta instancia esta enmarcada tambien en la realidad democrática y social de Argentina. No escapó a ellos aquello que la Asamblea del Año XIII estipuló ante la ostentación de una parte de los vecinos de la ciudad, en tanto no se admitían más los escudos, ni facultad alguna originada en títulos de nobleza.
 
Y mucho más tarde, hacia la mitad del siglo XIX, cuando habían pasado cerca de cincuenta años, en la Constitución del año 1853, se recordaba que: “La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento; no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad” bajo esta realidad los Condes de Gavaldá se brindaron íntegramente a la realidad del país que los recibió. De hecho don Ricardo Alberto (ya nacido argentino) cumplió con el servicio militar obligatorio en el 1er. Batallón de Arsenales en el año 1959, así lo testifica y recuerda el mayor Juan José Calisse, Jefe del Batallón por aquel entonces. Su hijos don Ricardo Alfredo y don Rubén Alberto también cumplieron con su instrucción en armas. El señor Ricardo Alberto utiliza el Titulo de Príncipe-Conde de Toulouse.
 
Los Príncipes-Condes desarrollaron su vida en la actividad privada, mantuvieron y mantienen vínculos y relaciones con diversas personas y personalidades del mundo entero; trabajaron en el escenario privado, apoyando la cultura y la preservación de los valores y tradiciones. Don Enrique Jose que era conocido y reconocido con el tratamiento de Patricio de la Ciudad de Barcelona (titulo que fuera comparado con la Nobleza de Castilla por Su Majestad el Rey Luis Iº), fue elegido por pares en el exilio como Regente del Fuero de Hidalgo del Rio de la Plata, actividad que prosiguio su hijo don Ricardo Alberto y hoy su nieto don Ruben Alberto. El Fuero de Hidalgos del Río de la Plata atesoró entre sus manos el cuidado y memoria de la Orden de Caballeros de Nuestra Señora, Santa María de Buenos Aires, creada y desarrollada en tiempos de los Señores Virreyes del Río de la Plata.
 
Don Ricardo Alberto reralizó su estudios en la Ciudad de Buenos Aires perfeccionándolos en ámbitos militares y policiales en donde realizo carrera retirándose con el grado de Mayor. Se desarrolló también profesionalmente  en otros menesteres y actividades privadas; doña Antonia Mercedes se volco de lleno a la crianza y preparación de sus dos Hijos. A fines de la decada del setenta abandonan su residencia del barrio de Saavedra de la porteña Buenos Aires para radicarse en el Partido de General San Martin.
 
S.A. don Ricardo Alfredo nació el 24 de agosto de 1963 (inscripto en el tomo 1A, sección 8 del año 1963, bajo el número 972 del Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires) ; fue bautizado el 7 de diciembre del mismo año en la Parroquia de la Sagrada Familia de la Arquidiocesis de Buenos Aires (libro 8, folio 96). Realizo sus estudios en la Ciudad Capital de Argentina, perfeccionandolos en ámbitos militares y policiales. El 20 de diciembre de 1991 contrajo matrimonio con doña Celina Sanchez y Centurion, estableciendo su domicilio y constituyendo su Familia en la localidad de Bella Vista, Provincia de Buenos Aires.
 
Es Padre de SS.AA. doña Sofia Belén y de doña Camila Angeles. Las Infanta Sofia Belén fue bautizada en la Parroquia del Santísimo Calvario y Nuestra Señora del Líbano de la Diócesis de San Martín y la Infanta Camila Angeles fue bautizada en la Parroquia San Pio X de la Diócesis de San Miguel. Ambas realizan sus estudios en el Instituto San Jose de las Hermanas Pobres Bonaerenses.
Don Ricardo Alfredo utiliza el Título de Principe-Conde de Provence.
 
El 14 de octubre del año 1969 a las 15.30 h, nace don S.A son Ruben Alberto Gavaldá, hijo de SS.AA.RR. don Ricardo Alberto y doña Antonia Mercedes Castro e Ituarte (inscripto en el toma 2A, sección 8 del año 1969, bajo el número 1202 del Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires). El Infante don Ruben Alberto fue bautizado en le Parroquia Nuestra Señora de los Angeles del Arzobispado de Buenos Aires el 15 de febrero de 1.970; tomo la Comunión en la Iglesia Catedral “Jesús Amoroso” de la Diócesis de San Martín el 29 de octubre de 1978 por manos de su primer Obispo S.E.R. Mons. Manuel Menéndez, siendo confirmado posteriormente en la Iglesia del Santísimo Calvario y Nuestra Señora del Líbano de la misma Diócesis.
 
En el año 2003, don Ricardo Alberto deposita sus legítimos derechos a favor de su segundo hijo don Ruben Alberto de Gavaldá, quien desde ese año es el Jefe de Nombre y de Armas de su Familia.
 
Don Ruben Alberto Iº de jure Esteve IVº, es por perfecta genealogía cognaticia, y conservando hasta nuestros días el real y condal nombre de la Casa de David-Toulouse-Gavalda, Su Señoría Ilustrísima el Principe Conde Soberano de Gevaudan ; en grado 36to. es descendiente directo del Conde Soberano don Bertran Iº de Gavaldá, Principe de Sangre Real franco-mero-carolingia. Hoy es uno de los profesionales mas reconocido de Argentina en el arte del ceremonial, el protocolo, la cortesia y la diplomatica, armas que adquirio y le fue trasmitida por sus Padres y ancestros. Su reputación profesional trasciende las fronteras americanas. Posee innumerables Títulos Personales y Hereditarios concedidos por diversos Soberanos, como así mismo diversas Condecoraciones y Distinciones Académicas y Nobiliarias, otorgados por cortesía por diferentes Jefes de Casas Reales y Líderes del mundo.
 
Desde entonces la apertura y predisposición de don Rubén Alberto ha hecho que la tradición que administra y gobierna sea bien recibida en todo el orbe; impulsando las artes y los valores caballerescos y la cultura heredara de sus ancestros. Ha propiciado la creación de Academias e Institutos que la Familia sostiene incondicionalmente, buscando que en ellas los puentes y caminos que unan el pasado y el presente, sean elementos que traigan al mundo en el III milenio, nuevos aires de paz y cordialidad.
 
Su investidura tiene la naturaleza de un Sacramento y constituye una confirmación indeleble que acompaña en los siglos al legítimo representante del primer investido, tal la confirmación y conforme al concepto jurídico establecido y contemplado en el derecho nobiliario como Principe Soberano siendo sujeto publico de derecho internacional por aquella pretensión que puede colocarlo en el trono de sus antepasados, haciendo revivir las latentes prerrogativas dinásticas, en este caso de eminente pureza franca, trasmitidas jure sanguinis hasta el infinito, de acuerdo al principio de derecho juridico de “Rex non moritur”.
 
En el año 2006 le Chef de Nom et de Armes de la Maison, Son Altesse Royale le Prince Ruben Alberto de Gavalda, Comte Souverain de Gevaudan, ha nominado Princesse Héritière a S.A.R. Madame Angeles Camila de Gevaudan, hija del Príncipe don Ricardo Alfredo, invistiendola con el título de Vicomtesse de Grezes y primera en grado de sucesión al trono; y a S.A.R. Madame le Princesse Sofía Belén de Gevaudan como segunda legítima heredera al trono.
 
Don Enrique José y sus herederos han revindicado los derechos sobre el Condado medieval, restaurado los honores de sus abuelos con un profundo estudio heráldico, histórico y genealógico, éste legado que administraron y administran con celoso trabajo ubica a la Familia de Gavalda entre una de las Familias mas preclaras y nobles del mundo. Hoy con presencia y raíces en Argentina.

 
 
 
  96939 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=